domingo, 25 de noviembre de 2012

Yesod, la sefirá del Ego.


“Sueña el rico en su riqueza, que más cuidados le ofrece; 
sueña el pobre que padece su miseria y su pobreza…”
La Vida es Sueño ( Calderón de la Barca)


Yesod, יסוד (Fundamento) la novena sefirá, es la esfera violeta que se encuentra en el Pilar Central, bajo Tiferet y sobre la sefirá de Malkut.  Es el centro de la personalidad, la esfera del ego. En ella  confluyen las  sefirot de Netzaj, la sefirá emocional, y Hod, la sefirá mental, con las que forma la Triada de la Personalidad, conocida como Triada del Temple de Animo.
Yesod forma parte del Sendero de la Flecha, constituyendo el interfaz entre el Yo Superior, la sefirá de Tiferet, y el mundo material, la sefirá de Malkut. Un paralelismo astronómico adecuado para entender su función sería la de la luna (Yesod) reflejando al sol (Tiferet) sobre la Tierra (Malkut).
Yesod es también el centro del Mundo de Yetzirat o Nivel de Formación. En este nivel, previo a la manifestación material, se forman las imágenes que serán el fundamento de la realidad física. De ahí el título de “Tesoro de Imágenes”. El mundo psíquico, inconsciente en gran parte, y que en esoterismo se conoce como “Astral”, la imaginación, los sueños, la fantasía,  Yesod es la esfera de Maya, de la Ilusión. También es la esfera de Akasha o Luz Astral: el quinto elemento que sirve de base a los cuatro elementos de Malkut, el mundo físico. Es interesante conocer que este quinto elemento, también conocido como Eter, descartado por imponderable en el siglo pasado,  tiene un claro paralelismo con el  actual “Campo de Higgs”, que se encuentra como el éter en todo el universo y que permite que las partículas elementales adquieran masa al interaccionar con el Bosón de Higgs.


A Yesod le es atribuida Levanah, la Luna, y es bien conocida la relación de ésta con el psiquismo, especialmente el inconsciente. El carácter cíclico y cambiante de la luna se ajusta muy bien al aspecto inestable de la personalidad, tan influenciable por pensamientos (Hod), emociones (Netzaj) o factores del mundo material (Malkut). La influencia de Tiferet, en cambio,  ilumina a esta sefirá, orientándola hacia el verdadero centro de la individualidad. El Sendero de la Templanza une ambas sefirot. Recordemos que la Orden del Temple, se fundó con 9 caballeros –Yesod es la novena sefirá y su significado es Fundamento-, y el Templo, en el Arbol de la Vida, es sin duda Tiferet.

Yesod es el fundamento de la personalidad. Construida a partir de la infancia, incluye factores temperamentales, familiares, sociales y culturales. Es es la parte de nosotros mismos con la que nos identificamos, a costa de dejar fuera otras partes que no reconocemos, y que, permaneciendo inconscientes, integran lo que se conoce como “sombra”. La personalidad, a nivel psicológico, se forma gracias a la memoria. Es la memoria de todo lo que hemos hecho y lo que hemos vivido la que forma la imagen de nosotros mismos. Y para construir esta “máscara”, que no es otro el significado de la palabra “persona”, el niño abandona su natural espontaneidad para amoldarse a lo que se considera correcto en su medio social. O para rebelarse a él, pues la identidad puede consolidarse en muchos sentidos. Esta identidad a la que llamamos “yo”, el ego, parece hacia afuera una entidad única, pero dentro pujan muy distintas voces en conflicto para hacerse con el control. Y esto es lo que fundamentalmente persigue el ego: el control, pues lo necesita desesperadamente para no sucumbir a los numerosos enemigos internos y externos. Se trata, naturalmente, de una batalla perdida. No solo es una ilusión pretender controlar lo que sucede, sino que el que pretende controlar también es una ilusión, un personaje destinado a desaparecer cuando acabe la función y suceda eso que llamamos muerte.

El sentido ilusorio del ego se muestra en la Barrera de Queshet, el Arco Iris, que atraviesa el Arbol de la Vida a la altura de Yesod. Para ascender-evolucionar por el Arbol de la Vida hay que atravesar este arco iris ilusorio, lo que quiere decir dejar de identificarse con el ego. Esto solo es posible cuando hay al menos un atisbo del Ser, de Tiferet. Y ¿Quién no ha “escuchado” esa voz dentro de sí que, en perfecta armonía, le indica el camino a seguir?.


Otro de los títulos de Yesod es "El Receptáculo de las Emanaciones". Yesod está relacionado a la percepción, entendiendo ésta como la capacidad de captar la información del entorno, no solo a través de los cinco sentidos del cuerpo físico, función que corresponde a la sefirá de Malkut, sino utilizando los del cuerpo etérico o cuerpo sutil, que es el que se relaciona con el plano astral. Y al citado Sendero de la Templanza, el arcano XIV del Tarot, le corresponde la letra Nun, נ , que significa precisamente “percepción”. El llamado Sendero de la Flecha, que se ubica en el Pilar Central y se constituye por tres senderos, muestra la capacidad de aprehender la realidad en cada uno de los Niveles de Manifestación. De abajo arriba tendríamos:
Sendero 21. Entre las sefirot de Malkut y Yesod. Representa el plano físico y utiliza la sensación.
Sendero 14. Entre las sefirot de Yesod y Tiferet. Representa el plano astral y utiliza la percepción.
Sendero 2. Entre las sefirot de Tiferet y Kether. Representa el plano mental y utiliza la intuición.
Como puede verse el instrumento se afina a medida que “subimos de plano”, sin dejar de utilizar lógicamente los otros instrumentos.
Las sefirot ubicadas en el Pilar Central son a modo de escalones por los que la Conciencia “desciende” hasta encarnarse plenamente en la materia:

Kether: El Absoluto, El Principio Ultimo, la Conciencia Suprema, El Unico y Existente por Sí Mismo.
Daat:    Aparición de la consciencia tras surgir el pensamiento “Yo Soy”. Comienzo de la dualidad con la separación entre sujeto y objeto.
Tiferet:  El Yo Superior. El Sí Mismo. El Ser Consciente del “Yo Soy” que es igual para todos. El Testigo.
Yesod:   El individuo, el ego, la personalidad.
Malkut: El cuerpo y los 4 elementos que lo forman.

Como metáfora para hacerlo más comprensible podemos comparar a Kether con el Sujeto, Tiferet sería el Actor, Yesod el personaje a interpretar y Malkut la vestimenta de ese personaje. Cada función termina con lo que llamamos “muerte”, muere el personaje, que debe abandonar lógicamente su traje-cuerpo, y el Actor sigue disponible para la siguiente representación, que equivale a lo que llamamos una nueva “vida” con su nuevo traje-cuerpo idóneo para ser un nuevo personaje diferente. Y la función, reencarnación, samsara o guilgul, continúa hasta que el Actor descubre esa manzana del conocimiento, Daat, y se atreve a comerla para “Ser como Dios”. Y lo consigue tras entregarlo todo en eso que llaman “Gran Muerte” y que representa el fin de la función para el Actor-Individuo, que ahora sabe Quien es realmente. Brahma ha despertado de ese sueño. 


SEFIRA: Yesod, יסוד, Fundamento.

POSICION EN EL ARBOL: La esfera violeta, penúltima del Pilar Central.

NOMBRES DIVINOS:
Shaddai El Jai,  שדי אל חי, Todopoderoso Dios Viviente.
El Shaddai, אל שדי , Dios Todopoderoso.

ARCANGEL: Gabriel, גבריאל, Héroe de Dios, regente de la esfera en el Mundo de la Creación.

ORDEN ANGELICO: Kerubim, כרובים, Querubines, regentes de la esfera en el Mundo de la Formación.

CHAKRA MUNDANO: Levanah, לבנה, Luna. Regente de la esfera en el Mundo de la Acción.

CHAKRA HUMANO:  Swadhistana, segundo chakra.

IMÁGENES MAGICAS ASOCIADAS: Un bello hombre desnudo muy fuerte.

SIMBOLOS: Perfumes y sandalias.  

EXPERIENCIA ESPIRITUAL: Visión de la maquinaria del universo.

VIRTUD: Independencia. Es el signo de que se ha cortado el cordón umbilical. Solo un individuo maduro puede emprender el camino evolutivo. Por esto se dice que la Cábala no se enseñaba antes de los 40 años.

VICIO: Pereza. No crecemos porque no queremos salir de nuestra “zona de comodidad” por precaria que sea.

EN EL CUERPO HUMANO: Los órganos genitales.

COLORES: Púrpura violáceo en Atziluth, anaranjado en Briah, bermellón en Yetzirah, negro amarillento con manchas blancas en Assiyah.

TAROT: Los 4 nueves.

ELEMENTO: Aire como potencialidad y como expresión.

POLARIDAD: Negativa.

COLORES: Indigo en Atzilut, Violeta en Briah, Púrpura en Yetzirah, Amarillo limón con manchas azules en Assiyáh.

METAL ASOCIADO: Plata.

SIGNIFICADOS: El ego. El centro de los deseos y miedos. La memoria. El nacimiento y la muerte. El sexo como generador de nueva vida. La luna y la magia lunar. Lo ilusorio. La imaginación y los sueños.


                                      El Hierosgamos representa a la perfección la armonía que debe
                                                 existir entre el  Sol (Tiferet ) y la Luna ( Yesod )


6 comentarios:

  1. Excelente material, es evidente, que elegiste cuidadosamente. y especialmente, me agrada cómo relacionas. Hay ...pasión, por el saber... o al menos es lo que percibo. Aquí hablas de mi hermana, la Sombra ( me he autodenominado " Cazadora de Sombras") La sombra que siempre nos asombra... y más allá está...aquello que no sabemos pero sabemos...muchas gracias por este compartir! Un fuerte abrazo de Luna Negra.

    ResponderEliminar
  2. no entendi pero muy interesante espero evolucionar mas y en la proxima lecutra iluminarme mas

    ResponderEliminar
  3. Logra el doble objetivo de profundidad en comprensión y facilidad de entendimiento. Denota equilibrio en la exposición, ahorrando palabras y reflejando autoridad intelectual y moral.- GRACIAS

    ResponderEliminar
  4. Hola,mil gracias por tu blog. Me surge una duda, según la Cábala,quienes o qué serían las voces que influencian al ego, que tú mencionas? Agradezco desde ya tu respuesta. Saludos desde Chile

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las voces en un yo no unificado representan a las distintas partes en conflicto, y a veces son conscientes (el conocido conflicto entre la razón y el corazón, o entre el cumplimiento de un deseo y la voz de la conciencia) pero a menudo no lo son, y proceden de lo que en Psicoanálisis se conoce como "ello" (la parte instintiva) o "super yo" (el condicionamiento cultural). Sin embargo hay una "voz" que nos sirve de guía y proviene de Tiferet. Esta voz nada tiene que ver con las anteriores y no suscita conflicto alguno, sino todo lo contrario. En la entrada sobre los Ángeles y la Cábala puedes encontrar más información.

      Eliminar
  5. Gracias por esta lectura tan maravillosa, *YO SOY* es la verdad.

    ResponderEliminar