miércoles, 19 de marzo de 2014

El Sendero de la Rueda de la Fortuna


“En su puesto primitivo, la iod había sido la chispa que inició la creación, pero, pequeña y humilde como era, se encerró en una vestidura ( שית , shit), para permitir que el acto de crear (ברא ,bará) se produjese; por eso el Génesis empieza con la palabra בראשית (bereshit), “En el principio”. Una vez la creación en marcha, dejó su puesto entre Tiferet y Gevurah y pasó al sendero que une Jesed con Netzaj, con la responsabilidad de mantener en pie la creación, pues ella es la inicial del futuro y del imperativo (en la tercera persona singular de los verbos hebreos). Al ser el universo dinámico, como manifestación del Espíritu que es, está sujeto a constante cambio, y eso es lo que representa el Arcano X, La Rueda de la Fortuna.”
Séfer Ha Neshamá (Jaime Villarrubia, Carmen Haut, Dulce Mª Millera)

La letra hebrea que corresponde al sendero es la letra י Iod, la décima del alefato hebreo, cuyos significados simbólicos son “origen”, “padre”, “mano cerrada”. El Sefer Yetziráh dice de ella: “El hizo a la letra Iod reinar sobre la acción, y la ciñó una corona, y combinó una con otra, y con ellas formó a Virgo en el Universo, el mes de Elul en el año y la mano izquierda en el alma, masculina y femenina”.


El Arcano X del Tarot, que corresponde a la letra Iod, nos muestra como protagonista no uno o más personajes, como los arcanos anteriores, sino un objeto, una rueda con una manivela en la que penden tres personajes cuyo papel es secundario con respecto a la imagen de movimiento que éste objeto nos sugiere. Como el número al que se asocia, el 10, cada giro de la rueda representa el fin de un ciclo y el comienzo del siguiente, cambiando consecuentemente la posición de los personajes a ella sujetos. Este cambio de “fortuna” puede suceder antes o después, pero siempre acaba aconteciendo.



La impermanencia del mundo que nos rodea nos lleva al concepto oriental del Samsara, como ciclo de nacimiento, vida, muerte y nueva encarnación. En la Cábala también existe un concepto cíclico de reencarnación: el Gilgul Neshamot, que significa literalmente, "rueda del alma". La asociación ciclo-rueda es universal, y el poder evocador de este símbolo se ha utilizado incluso en la bandera de India, en cuyo centro ondea la rueda del Samsara. Pero si observamos una rueda con detenimiento vemos que hay algo que no cambia: el centro de la rueda. Todo gira alrededor de este núcleo, que también ocupa en el centro exacto del naipe. El simbolismo del centro, como eje inmutable alrededor del cual se organiza el espacio, es un poderoso arquetipo cultural. Su importancia es clave, cualitativamente mayor que la de los otros 6 ejes espaciales (4 puntos cardinales, cénit y nadir). El Arbol de la Vida ocupaba justamente el centro del Jardín del Edén, y en los Ejes del Arbol de la Vida el centro es la sefirá de Tiferet, el corazón del Arbol, el chakra central. Corazón (לב, lev) tiene un valor de 32, lo que lo relaciona con los 32 Senderos de Sabiduría, otra forma de nombrar al Arbol de la Vida. En otras tradiciones se mantiene el mismo simbolismo del eje central como motor inmóvil. René Guenón cita un texto taoísta: El sabio perfecto es el que ha alcanzado el punto central de la Rueda y permanece unido al Medio Invariable en unión indisoluble, participando de su inmutabilidad e imitando su actividad no actuante. Como en la canción de Franco Batiatto: “Busco un centro de gravedad permanente” muchos buscamos ese centro, que se encuentra sin duda en nuestro interior y que es nuestra esencia genuina. A lo largo de nuestra vida el escenario se ha modificado multitud de veces, y nuestra propia persona ha cambiado, ha cambiado nuestro rol, han cambiado nuestras creencias, y sin duda nuestro propio cuerpo. Y con la perspectiva que dan los años nos preguntamos ¿Qué es lo que no ha cambiado en absoluto, lo que permanece inalterable desde nuestra niñez, lo que fuimos, somos y  seremos…


El sendero X entre la esfera azul (Jesed) y la verde (Netzaj)

La Rueda de la Fortuna es el arcano que representa el futuro, en tanto en cuanto la rueda gira hacia delante. El otro arcano que muestra ruedas es El Carro. La relación entre movimiento y tiempo es notoria en ambos. El continuum espacio-tiempo conforma la estructura de nuestra realidad: el espacio como contenedor de la expansión del universo, como escenario de la manifestación fenoménica, y el tiempo como medida del periodo requerido para moverse de un punto a otro del espacio. En el Arbol de la Vida espacio y tiempo se relacionan dos sefirot de la Triada Divina: Jokmahy Binah.

El movimiento alude también a los viajes. Viajar a un lugar desconocido representa un cambio externo que puede ser de tal magnitud que resulte un viaje iniciático. Cualquier peregrinaje se realiza no para alcanzar una meta, por santa que se considere, sino para promover un cambio interior en el proceso. Una ruta iniciática es una semblanza del viaje del alma a través de las múltiples encarnaciones.

Finalmente, el número 10 representa un ciclo ya completo: Las diez sefirot del Arbol de la Vida, los 10 mandamientos que Yahvé dio a Moisés y, sobre todo, los diez dedos de las manos con las que el hombre puede actuar en el Mundo de la Acción, el mundo físico representado por la décima sefirá: Malkut.

TIPO DE SENDERO: De influencia de la mente sobre la personalidad.

DIRECCION DEL SENDERO: Descendente, desde Jesed a Netzaj. Representando Jesed los sentimientos y Netzaj las emociones, la diferencia entre ambos es el aspecto más mental de un sentimiento, mientras que una emoción tiene un claro componente físico, como ya ha constatado la ciencia al descubrir el papel de los neuropéptidos. La consciencia, presente en los sentimientos, se ofusca fácilmente al irrumpir una emoción. Su etimología: e-movere, nos habla de un estímulo que nos desplaza de nuestro centro, que nos descentra.

SIGNIFICADOS: El movimiento. Lo nuevo. El cambio de las circunstancias externas, que repercute en el propio cambio interior. El futuro. Los viajes.

CORRESPONDENCIAS EN EL SER HUMANO: De frente: el costado, la mano y el riñón derechos. De perfil, los riñones y las glándulas suprarrenales.

PROBLEMAS SI ESTA BLOQUEADO: Por exceso: amor excesivo a todo lo novedoso,  personas esclavas de las modas, necesidad de conocer el futuro, con la consecuente consulta compulsiva a horóscopos, adivinos etc, personas de “culo inquieto”, incapaces de pararse en un lugar y echar raíces. Por defecto, miedo a cualquier cambio, a viajar, a lo desconocido, personas que nunca se mueven de su entorno y viven fijadas a unas rutinas siempre iguales.  

PROBLEMAS DE SALUD: Riñones, sobre todo el derecho. Es interesante resaltar la relación entre los riñones y una emoción como el miedo.  El miedo es anticipatorio, nos anticipamos a los hechos y nos invade el miedo al futuro, a la incertidumbre del mañana. La falta de flexibilidad en el movimiento se refleja asimismo en las caderas, cuya rigidez manifiesta una dificultad para adaptarse a los cambios.


Fortuna emperatriz del mundo

Oh Fortuna,
variable como la luna,
como ella creces sin cesar
o desapareces.
¡Vida detestable!
Un dia jugando,
entristeces a los débiles sentidos,
para llenarles de satisfacción
al día siguiente.
La pobreza y el poder
se derriten como el hielo
ante tu presencia.
Carmina Burana 

No hay comentarios:

Publicar un comentario